Talleres de encuadernación y escritura creativa en La Biblioteca de Cáceres

Los estrenos no cesan en la Biblioteca Pública Rodríguez Moñino-María Brey. A principios de año mostró sus instalaciones recién remozadas y ahora amplía su oferta formativa con un taller de encuadernación. Tras el verano, el abanico de propuestas se enriquecerá con las clases de escritura creativa que impartirá Francisco Rodríguez Criado.

Hay vida en la Biblioteca más allá de los préstamos y de la sala de lectura. Basta darse una vuelta un martes o un jueves por la mañana para comprobarlo. En la planta baja, en un aula situada junto al salón de actos once personas aprenden el oficio artesanal de coser libros. Son los alumnos del taller de encuadernación que imparte Ana Bueno desde el 1 de abril, la última actividad que se ha incorporado a la carta del edificio de la calle Alfonso IX.

Amas de casa, estudiantes y jubilados se sientan en torno a una mesa salpicada de telares de madera, el utensilio que se emplea para coser los libros. El taller reúne a tres generaciones distintas con inquietudes diferentes. Las plazas se cubrieron al momento. Es la única actividad que la Biblioteca oferta por la mañana en días laborables. El resto se celebra por la tarde. No es casualidad. «Con un taller como éste buscábamos atraer a otro tipo de público con otras motivaciones y lograr, al mismo tiempo, que conocieran nuestras colecciones de manualidades, cocina…», cuenta la directora de la biblioteca, María Jesús Santiago, en su despacho, situado en la segunda planta del inmueble.

Inés Jiménez tiene 48 años y se desplaza desde Malpartida de Cáceres para asistir a las clases de Ana Bueno. En estos momentos está desempleada y el curso de encuadernación le pareció interesante. No se lo pensó. En casa, comenta, tiene varias colecciones de caza y cocina sin encuadernar. «Me gusta mucho el curso y creo que se me da bien», ilustra. Inés no hace sola el viaje. Asiste a clase con otras tres amigas del pueblo.

Las mujeres son mayoría

Paso a paso. Ana Bueno desgrana a sus alumnos cuál es el proceso que deben seguir para encuadernar un libro. Comienzan con un tomo de folios en blanco en las manos y el objetivo es que sepan confeccionar hasta las tapas. «Es un proceso artesanal», detalla la profesora. Ana cuenta con el dedo y sonríe. Sólo cuatro de sus once alumnos son hombres. Ya era hora de que las mujeres se atrevieran con la encuadernación. «El mundo de la imprenta siempre se ha considerado un campo reservado a los hombres», apostilla.

Carolina Pérez tiene 26 años y trabaja como auxiliar administrativo. Asiste a clase con su hermana. Son las alumnas más jóvenes de Ana Bueno. «El curso está mejor de lo que pensábamos», valoran. 44 años separan a Carolina de José Luis Sánchez, uno de los alumnos de mayor edad del taller de encuadernación. «A mí me encantan los trabajos manuales. Soy maquetista de barco», detalla este representante de laboratorios farmacéuticos jubilado.

El taller de encuadernación concluirá en el mes de mayo, aunque María Jesús Santiago avanza que se reanudará después de las vacaciones de verano. Por entonces, la oferta formativa de la Biblioteca tendrá una nueva incorporación: el taller de escritura creativa. «Queremos huir del academicismo, que sean unas clases divertidas», avanza la directora. La Biblioteca continuará, además, con sus clubes de lectura en cinco idiomas, el cuentacuentos infantil y con el taller de cómic impartido por Fermín Solís.

Más actividades

Todas las actividades son gratuitas.

Los clubes de lectura: El club de lectura en español se celebra los lunes y miércoles, de 19.00 a 20.30 horas. El de portugués es el martes, de 19.00 a 20.00. Los jueves hay clubes en italiano (de 18.30 a 19.30), en francés (a las 19.00 horas) y en inglés (a las 19.00).

Cuentacuentos infantil: Todos los viernes, a las 18.00 horas, desde el 28 de marzo hasta el 27 de junio.

Taller de cómic: Los sábados, de 12.00 a 13.30 horas. Lo imparte el dibujante Fermín Solís.

Tags: ,

Escribir una respuesta